c/ Duque de Sesto, 10. Madrid.    912834700

Dalmai Yoga BLOG

Un espacio para la lectura, la reflexión y la energía centrandonos en la auto conciencia corporal y mental.

'Yoga for Peace' by Yogendra Joshi on Flickr under CreativeCommons License.

Yoga, emociones y resistencias

Se suele asociar la práctica del yoga físico y mental con un estado de paz emocional y mental. 'Si practicas yoga, te sentirás mejor', es el mensaje; estarás más calmado, más relajado, menos ansioso, más en paz contigo mismo.

Y todo eso es cierto... Pero no siempre. Hemos de estar preparados porque el camino hacia el bienestar y esa paz interior no es lineal ni continuamente placentero. Si hay alguna faceta de nuestra vida a la que no hemos o no estamos haciendo frente, lograr esa paz implicará "meterse" en ella y trabajarla.

¿Por qué suele haber un grado tan alto de abandonos en las clases de yoga? ¿Por qué hay tantas personas que asisten a clase un mes o dos, aseguran estar encantadas con las clases, y de repente las dejan? Es difícil dar una respuesta clara, porque hay varios elementos en juego: por un lado la vida frenética no facilita la constancia, por otro no vivimos en una sociedad donde impere la constancia y el compromiso; por un lado no siempre decimos lo que opinamos y sentimos, y quizás a los alumnos las clases no les están gustando tanto como declaran... Y, por otro lado, muy importante también, gran parte de las veces que decimos algo sobre nosotros mismos no está muy claro que eso sea cierto.

Cuando como profesores hemos indagado entre los alumnos que dejan de venir a nuestras clases, el "no tengo tiempo" suele ser una respuesta habitual. Es una respuesta difícil de rebatir, a pesar de que, como decía Fritz Pearls, el padre de la terapia Gestalt, cuando decimos que no tenemos tiempo para algo en realidad lo que estamos diciendo es que no nos interesa... Si es así, ¿por qué ha dejado de interesarnos?

Practicar yoga físico nos vuelve más conscientes. Uno de los grandes pilares de la práctica del yoga es la respiración (se suele decir que si no somos conscientes de nuestra respiración mientras practicamos no estamos haciendo yoga), y ése es también uno de los principales motivos de que nos volvamos más conscientes de lo que estamos sintiendo. Es muy habitual que vivamos manteniendo patrones respiratorios limitados y respiraciones superficiales, para evitar contactar con nuestras emociones. Cuando en una clase de yoga nos damos cuenta, por un lado, de nuestras "limitaciones" (no podemos respirar como se supone que nos dicen), y por otro llegamos a respirar más profundo, es normal que se pongan emociones en movimiento, y es normal también que surjan resistencias inconscientes que nos alejarán de la sala de yoga, a pesar de que sabemos que vamos a clase y "nos sienta bien". Las posturas o asanas también movilizan muchas emociones, al desbloquear el cuerpo, pero sólo la respiración y la consciencia unidas ya tienen un efecto poderosísimo.

¿Cuáles son las resistencias más habituales? Como decíamos el "no tengo tiempo" suele llevarse la palma. También es frecuente que sintamos que "nos aburrimos" en clase, que nos dé pereza ir, que busquemos excusas y nos surjan otros planes, que estemos en clase y juzguemos cada cosa que dice el profesor, que nos sintamos incómodos o con vergüenza... Las resistencias son barreras mentales que nos ponemos inconscientemente con un fin: "protegernos". Es una "protección" que conscientemente puede parecernos absurda, pero inconscientemente tiene tanta fuerza que no podemos luchar contra ella (por ejemplo, dejar de ir a clases de yoga para no conectar con la rabia, aunque conectar con tu rabia te permitiría salir de la depresión que padeces).

La gran dificultad es que, para aquellos no familiarizados con las resistencias todo se queda en el nivel del inconsciente y dejan de ir a clases aunque "me gustaba mucho", porque "no tenían tiempo"... Por eso, para todos aquellos que leen este post y están pensando en dejar sus clases por algún motivo, les recomendamos que hablen con sus profesores para superar la dificultad. Quizá retomar las clases sea suficiente, quizá descubran que es bueno hacer también psicoterapia... Al final ese pequeño "esfuerzo" merecerá la pena, pero es bueno recurrir a las ayudas necesarias para hacerlo posible.


#DalmaiYoga #yoga #emociones #consciente #paz #tiempo #clases


ver todas las entradas del blog

Estamos en:

c/ Duque de Sesto, 10. Madrid.
(pasada la verja blanca, local dcha)
28009 Madrid

Contacto

+34 91 2834700
info arroba dalmaiyoga punto com

Dalmai Yoga "Yoga Físico y Mental"